Nuestra columna de hoy

Deja un comentario

 

Ahora si como quien dice, nadie puede ver, oír, estar o pasar por el lugar donde se ha cometido un delito, porque de manera inmediata es usted “sospechoso”, presunto responsable de haberlo cometido. Eso es lo que nos trata de decir nuestro flamante gobernador guerrerense Zeferino Torreblanca Galindo, con el asunto de inmiscuir a uno de los más cercanos colaboradores del extinto Armando Chavarría barrera, nada más y nada menos que en su asesinato. Nada más se le olvida que al igual que él (el gobernador) y el alcalde de Acapulco, Manuel Añorve Baños, tampoco la gente es pendeja y se está tragando el cuento que se quieran inventar, para desviar las investigaciones del asesinato de Armando Chavarría Barrera. Los perredistas en su mayoría y la misma familia del legislador asesinado, han levantado la voz y le solicitan al gobernador enderece las investigaciones, porque se dice que todo se está armando desde la Procuraduría, porque otros que también estuvieron en la escena del crimen, no están siendo llamados a declarar, como es el caso de algunos jefes policiacos que fueron, vieron y se fueron, incluyendo a quien precisamente interrogó a José Higuera Fuentes cuando lo llevaron a declarar. Se dice entre los perredistas que se ve claramente la faramalla que se arma desde un principio y que gracias a la prensa por la información publicada se da uno cuenta que todo es un teatro, pero todo saldrá a relucir. Se asegura por ejemplo que se mandó llamar a José Higuera Fuentes, pero el mismo encargado de la Procuraduría dice desconocer si le entregaron el citatorio, algo lamentable, porque nuevamente queda como un ignorante de la ley. ¿Acaso no está firmado el citatorio de recibido por alguien? ¡Válgame Dios! Además, para poder hacer que alguien sea presentado a declarar con la fuerza pública se necesita tener claras evidencias de que no atendió llamados previos a través de citatorios. No pues claro que tienen razón los perredistas y en ese sentido pues tampoco nosotros somos unos pendejos y en esas circunstancias, tampoco nos tragamos ese cuento que se inventan, pero insistimos, tendrán que demostrar su dicho o serán ellos quienes queden como tales…. Y si no ¡Juzgue Usted!

   

Nuestra columna de hoy….

Deja un comentario

*¿Chivos expiatorios en el caso Chavarría?…

*El Mercado como siempre….

El día de ayer y ante las críticas severas por parte de diversos sectores de la sociedad en el sentido de que el gobierno estatal debería ya tener un avance de las investigaciones en torno al lamentable asesinato del extinto diputado Armando Chavarría Barrera, el encargado de la Procuraduría General de Justicia en el Estado, Albertico Guinto Sierra, dio a conocer que los avances que tiene y después de una exhaustiva revisión al expediente, más dos llamadas anónimas y el análisis de un video en el lugar del crimen, llegan a la conclusión que el principal sospechoso del asesinato es nada más y nada menos que un compañero cercanísimo al finado diputado. La verdad, como que no convence esa hipótesis, sin embargo habrá que darle el beneficio de la duda. No convence por algunas cuestiones que no encajan, por ejemplo la declaración hecha por el encargado de la PGJE, en el sentido de que la familia Chavarría Barrera no tenía derecho a una copia del expediente, nos suena a la declaración de una persona ignorante de la ley, y en eso coinciden diversos profesionistas del derecho penal, sobre todo porque entonces quiere decir que nadie que siendo parte involucrada en un delito o agraviada tendría derecho a tener una copia, cuando el Código de procedimientos Penales en el Estado lo estipula claramente, aunque con cargo a la pate solicitante, pero de que se debe de dar una copia eso que ni qué. Pero también nos llama la atención, el hecho de que cuando el licenciado Eduardo Murueta Urrutía dimitió al cargo de Procurador, dijo que había dejado avances substanciales de caso Chavarría, sin embargo de eso no se ha dicho nada, porque lo que dio a conocer el encargado de la Procuraduría, nos parece que son indagaciones que han realizado a partir de que Guinto Sierra llegó a esa dependencia. ¿Y las investigaciones que dejó en gran avance Murueta Urrutia? Bueno, si es cierto que dejó algo. Ojalá que no en un afán de parar las críticas de los diversos sectores del la población y del exhorto que realizó el Congreso en el sentido de que de una vez por todas Zeferino Torreblanca Galindo, gobernador del estado, mande una terna para nombrar el Procurador, anden inventando situaciones que terminen por presentar chivos expiatorios y se tenga como cerrado el caso. Porque se debe determinar el por qué, quién y a quién beneficiaba la muerte del diputado Armando Chavarría. ¡Hasta aquí por el momento en este asunto!

Ahora bien, hace poco nos encontramos con un amigo y nos dijo que le parecía extraño que las cosas en el mercado estuvieran en calma, sin protestas, sin inconformidades y que hasta un servidor estuviera callado, que no dijera nada a pesar de que sigue existiendo una anarquía total en dicho centro comercial, y hasta se atrevió a decirnos que si ya nos habían llegado al precio y por eso nuestro silencio. La verdad respetamos su opinión, pero ser repetitivo en las condiciones en que se encuentra nuestro mercado, no con esto queremos decir que ya nos cansamos, de ninguna manera, lo que pasa es que hay otras cosas que también merecen se comenten, pero si a los mismos locatarios no les interesa cambiar su imagen, sus condiciones higiénicas y de presentación para con sus clientes, es sumamente difícil que tres o cuatro comerciantes que en verdad quieren hacer algo por el mercado lo logren. Nuestra forma de decir las cosas y señalamientos no tiene precio, los señalamientos que se hacen en este humilde espacio, es porque nos constan las cosas o porque nuestras fuentes son sumamente confiables. Pero si últimamente no nos hemos enfocado a la anarquía y desorden que prevalece en el mercado municipal, es porque es tedioso estar siempre con lo mismo, solo podemos decir que el mercado municipal “Gral. Adrián Castrejón” sigue igual; es decir en la anarquía, desorden, los robos a la orden del día, -sobre todo de cadenas, que se dan en plenos pasillos- entradas invadidas y el administrador a pesar de los esfuerzos que pudiera hacer para cambiar las cosas no puede porque lo tiene atado de manos los mismos de siempre y que son los causantes de todo el desmadre que existe en el mercado. Y si no ¡Juzgue Usted!