Nuestra opinión de hoy…

Deja un comentario

*Autoridades y comerciantes del mercado…

*El diputado representante de locatarios…

*Las verdaderas intenciones de la CNOP estatal…

*Sueños guajiros el estacionamiento subterráneo…

Cada vez que se habla en los medios de comunicación del Mercado Municipal Gral. Adrian Castrejón, nos es de sumo interés lo que se diga, porque hemos manifestado infinidad de situaciones que suceden en torno a él que ya nada nos sorprende. Cada vez que las autoridades y comerciantes de ese importantísimo centro de abasto se ponen a dialogar para hacer llegar algún beneficio, nunca se ponen de acuerdo. Las autoridades siempre están pensando en la manera de cómo de allegarse la mayor cantidad de recursos económicos que pueda generar el mercado municipal; por su parte la gran mayoría de comerciantes y a veces con sobrada razón, buscan el pagar lo menos posible de impuestos, porque las autoridades casi nunca regresan ni el más mínimo porcentaje para alguna obra de beneficio colectivo y siempre solo unos cuantos obtienen prebendas para un solo grupito y a la gran mayoría que se la cargue el tren. En días pasados se hablaba constantemente del cambio de la techumbre de la Nave de Ropa, porque representa un gran peligro para todos ante un sismo de gran magnitud, finalmente al parecer los impulsores de ese trabajo, se desengañaron o están haciendo un  pequeño receso, el chiste es que hoy están muy calladitos, porque ya les dijeron que solo que llegue un recurso extra de la federación, se harán esos trabajos, porque si no llegan que sigan estando en peligro, pero gran parte de culpa la tienen los dirigentes que encabezan dicha gestión, por no saber qué hacer al ver que no cuentan con el respaldo de todos sus compañeros. Por otro lado, el día de ayer, salió publicado en varios medios de comunicación que un grupo de locatarios del mercado municipal, encabezados por el diputado local Francisco Javier Torres Miranda quien es el líder de la CNOP a nivel estatal, se reunió con el alcalde Raúl Tovar Tavera, para solicitarle atienda de manera urgente las peticiones de los locatarios que dirige Alfredo Jacobo Ruiz. Ante esto, se comenta que se comprometió el presidente a echar a andar un reglamento que vendrá a hacer cumplir ciertas reglas a los locatarios, y en teoría todo eso está muy bien, lástima que quienes lo impulsan serán los primeros en violarlo; y respecto a que se hará la remodelación del Mercado Municipal de manera urgente, está más fácil que con migajas se conformen quienes andan realizando dicha gestión a que en verdad se hagan dichos trabajos, sobre todo el sueño guajiro de un estacionamiento subterráneo. Obviamente que el objetivo es otro. ¿Cuál? ¡Fácil! Hacer creer que la CNOP en el municipio está trabajando, con miras a las próximas elecciones y que nuestro dilecto diputado local le muestre a su gallo que él es que las puede en Iguala, para ver que “gestiona” para el otrora sector preponderante del PRI como lo era la CNOP. Obviamente que esto lo sabe el viejo lobo de mar  y líder de comerciantes Alfredo Jacobo Ruiz, pero no sus seguidores, y no hablamos de los agremiados de la Unión de Locatarios, porque solo son unos cuantos, pero que hábil como es, se aprovecha de la inocencia de otros líderes para cobijarse con los agremiados de otras organizaciones como la de Reparadores de Alhajas o la de los tablajeros entre otras, pero cuando se den cuenta de las verdaderas intenciones que es insistir en la construcción de la Ampliación del Tianguis porque es lo único que le interesa, entonces a lo mejor será demasiado tarde. Y si no al tiempo señores. Lástima que las buenas intenciones que no dudamos que existen en algunos locatarios, no se concreten por la ambición mezquina de algunos cuantos. Y si no ¡Juzgue Usted!    

Anuncios

NUESTRA OPINIÓN DE HOY…

Deja un comentario

¡Otra de Rogelio Filemón!

-¡Hola! ¡Buenos días!

Dijo gentilmente un joven que se presentó al negocio de Rogelio Filemón en algún punto de la ciudad de Iguala.

-¿En qué puedo servirle joven?

Preguntó de manera amable el buen amigo Roger; que últimamente ha visto incrementada su venta porque se le ha estado haciendo famoso…

-Mire usted, vengo de la Dirección de Salud Municipal, porque me mandaron hacerle una verificación a su negocio, y necesitó levantar un acta de dicha acción, para lo cual le muestro mi gafete y mi orden de trabajo…

-Muy bien mi amigo…. Buscando afanosamente el nombre del verificador en el gafete que portaba.

-Dígame Charly….  Se adelantó el jovenazo.

-Como cuates… aunque me llamo… bueno ahí está en mi gafete, mi nombre completo y mis apellidos, para que vea que tengo padre, pero sobre todo ¡Madre…! No como mi director.

-¿Una agüita pal calor? Ofreció el amigo Roger.

-¡No gracias! Luego dicen que los extorsionamos  y quiero cuidar mi chamba, ya ve que ahorita por cualquier cosa te corren, aunque no tengan razón. Mejor así le dejamos ¿va?

-¡Sale! Afirmó Rogelio.

-¡Oiga! ¿Me puede mostrar su Certificado Médico? Solicitó el verificador.

-¿Queeeeé? ¡Un Certificado Médico! ¿A caso me vez la cara de pentonto? ¿Qué no sabes a quién se le debe de pedir un certificado médico? Este es un pequeño chagarro que formé cuando estuvo Fox como presidente… No me vengas con esas chingaderas.

Gritó iracundo El Roger, como le decimos nada más sus cuadernos. Y como estaba muy molesto el verificador le dijo…

-Bueno, no se enoje; yo nada más cumplo con mi trabajo y esto es lo que me ordenan que les pida… respondió un poco cohibido el amigo Charly.

-¡Ni madres! ¿Quién fue el inepto que te ordenó esto? 

-El Director de Salud, junto con el Jefe del Departamento de Control y Fomento Sanitario, porque dicen que las personas que manipulan alimentos, deben de contar con un Certificado Médico, que haga constar que son personas sanas y que pueden atender al público consumidor.

Explicó detalladamente el joven verificador.

-¿O sea que a esos señores les interesa la salud de la ciudadanía? ¿Cierto o falso? Cuestionó Rogelio Filemón.

-¡Así es! ¡Ándele! Ya va entendiendo señor Rogelio… Como que respiró aire fresco el verificador, porque como que ya se le había bajado el coraje al verificado.

-¡Mis tanates! Respondió más iracundo Mr. Roger.

-Una de mis antenas en la Dirección de Salud, me dijo que el zoquete que está como titular dijo que él se encargaba de que solicitando el Certificado Médico a todos los comerciantes iba incrementar de manera considerable los recursos a la tesorería municipal. Espetó Rogelio al verificador, que nuevamente se puso nervioso…

-No cabe duda que era verdad. Siguió diciendo el aludido.

-Y eso de que le interesa la salud de la ciudadanía, es una soberana jalada; porqué si en verdad le interesara la salud de la ciudadanía, ya hubiera retirado a todos los que venden alimentos sobre la calle; quienes venden tacos, le echan como condimento, el polvo que levantan los carros al pasar; quien despacha ni siquiera tiene una cubeta con agua para lavarse las manos después de cobrar, agarra el dinero y luego la carne con las manos sucias y llenas de microbios para volver a despachar; y de eso, qué dicen tus jefes, porque con su actuar solo dejan al descubierto  que solo piensan en cómo recaudar más recursos para la tesorería con requisitos que la Ley de Salud en el Estado no contempla. Lo que pasa es que son unos verdaderos hipócritas, que ya no saben cómo chingar al jodido y quieren que se les pague un Certificado Médico con la única finalidad de cobrar un dinero, pero no tanto porque les interese la salud de la ciudadanía. ¿A poco no?

El verificador se quedó pensativo, analizando las palabras de Mr. Roger….

-“Este señor tiene razón”. Pensó El Charly.  –“Pero ni modo de aceptar lo que dice, si ya nos dijo el titular que debemos incrementar los recursos económicos porque próximamente nos van a incrementar el sueldo y a los regidores les tienen que aumentar la cuota de ochos a diez mil pesos por piocha para sus gustos personales o por si alguien quiere cambiar de pareja, así es que ni modo, a los que te truje Chencha”.

-Bueno señor Rogelio, ya levanté el acta de verificación, su local está en optimas condiciones, usa el uniforme correcto, tiene la uñas cortadas… -Claro cabrón, si no trabajo en el ayuntamiento…. Cortó de tajo El Roger…

-El pelo lo tiene recortado…

-Con este pinche calor, no es necesario que me pidas que me lo corte, lo hago por cuenta propia. Volvió a interrumpir el polémico e ilustre personaje.

-El mostrador está limpio; usted no porta aretes ni pulseras… afirmó el verificador.

-¡Chale! No te manches, ni que fuera seguidor de El Peje para traer aretes güey…  

-Solo le falta el Certificado Médico… Dijo el empleado del ayuntamiento.

-¿Otra vez con la misma chingadera? Pero bueno, tengo por ahí un cuate en uno de los laboratorios chingones de la ciudad, que me hace el paro y me entrega los resultados como los quiera, en excelentes condiciones de salud o casi muriéndome, dependiendo del asunto para el que tenga que usarlos, al fin y al cabo que lo único que quiere el recaudador de recursos económicos a través de la titularidad de la Dirección de Salud, es dinero para la tesorería, que la salud de la ciudadanía, pasa a segundo o tercer término. ¡Pinches ojetes! ¿Dónde firmo la verificación? Y como dice Paquito, esto es ficción, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Y si no ¡Juzgue Usted!         

Nuestra colaboración de hoy….

Deja un comentario

Ahora resulta que varios precandidatos de los diferentes partidos políticos andan con la nariz escurriendo el moco, porque dicen que sus pares se han estado adelantando con sus respectivas campañas como aspirantes a la candidatura de su partido para gobernador. Lo que observamos, es que al parecer a esos aspirantes, las cosas no es están saliendo como pensaban y por eso empiezan a querer chillar. Todos y cada uno de ellos, sabe de antemano a lo que se enfrenta, nadie puede decirse engañado; además todos hacen su luchita, todos andan en campaña de manera abierta, pero como ven que las cosas no eran como las pesaban, entonces tienen que recurrir a hacerse las víctimas y hay dos que tres que para eso se pintan solos. En el caso del PRI, desde hace varios meses y porque no decir un par de años, cada uno de los aspirantes anda en campaña en actos disfrazados de desayunos, haciendo recorridos por todo lo largo y ancho del estado; otros rindiendo informes de sus gestiones como legisladores  e iniciativas de ley que dicen han propuesto en tribuna de los respectivos Congresos, unos más festejando su cumpleaños con cargo al erario público,  e incluso anunciándose en revistas, pero todo con la única finalidad de hacerse presentes ante los ciudadanos, y estar en la mente de cada uno de ellos, para que cuando llegue la hora de elegir al candidato, la gente recuerde quién le ayudó, quién le dio un obsequio, u le otorgó una dádiva, y cuál de todos es su preferido. En el caso del PRD, algunos se quejan de que un gatito ande maullando por todo el estado, y que eso pueda representar  el riesgo de que sus aspiraciones se vean truncadas y ya no puedan darse los lujos a los que pronto se acostumbraron. Dicen que Territorio Jaguar es un asunto subliminal de un campaña adelantada de uno de los aspirantes, aunque este lo niegue a cada rato, porque no tiene en dicho eslogan su nombre de manera directa y no existe evidencia clara de que sea campaña de ese aspirante; en cambio otros si han manifestado que andan en campaña permanente cada vez que pueden, es más hasta ha regalado cuadernos en las escuelas con la imagen de él, y existen calcomanías con su nombre en varios carros a lo largo y ancho del estado,  luego entonces de qué se quejan. Se dice que existe una lucha desproporcionada y ventajosa para uno de los aspirantes, pero lo que no se dice es que todo eso se debe a que quien lo manifiesta no está siendo favorecido en estos momentos de manera personal por sus arrebatos y berrinches anteriores. Lo cierto es que ya estamos en pleno proceso electoral y lo mejor que deben hacer, es ponerse de acuerdo y salir los menos divididos que puedan para enfrentar a sus ponentes el día de la elección  de la mejor manera posible. Cada uno de los aspirantes, debe reconocer cual es el grado de aceptación en todos los sectores de la sociedad, incluyendo al mismo aparato de gobierno, porque si el elegido es alguien que no cuente con el aval incluso de quienes gobiernan, se puede adelantar que ese mismo aparato gubernamental con que se les puden ayudar, puede servir para despedazarlos y hacer que pierdan. En fin, solo nos resta esperar que cada uno de los partidos elija a quien los habrá de representar en las elecciones del próximo año y votar por el mejor… o por el menos peor. ¿Estamos?  Pasándonos a otro tema, les queremos comentar que a lo mejor digan que parecemos disco rayado, pero es inadmisible la forma en que se encuentran los sanitarios del mercado Municipal, todos los sanitarios están inservibles, no sabemos qué hace la administración que dirige José Manuel García Hernández, para permitir que esos baños sean un verdadero foco de infección para quienes tienen la necesidad de utilizarlos; los encargados de mantenerlos limpios no cumplen con su función; varias personas nos dicen que no deberíamos decir esto, porque es estar en contra de los comerciantes, porque la gente con este tipo de "propaganda"  se aleja de ese centro de abasto, pero es que no se puede tapar el sol con un dedo y ahí si es dónde deben actuar las autoridades sanitarias, pero como forman parte de la misma porquería, pues no dicen nada. Ojalá se ponga atención a este problema, porque sí da coraje que solo pienses en recaudar más dinero pero no invertirle a la gallina de los huevos de oro. ¿A poco no? Y si no ¡Juzgue Usted!      

Nuestra colaboración de hoy…

Deja un comentario

-¿Perdón?  -¿A qué hora empiezan a atender a los contribuyentes en esta oficina?

Preguntó un ingenuo comerciante en la Dirección de Reglamentos y Espectáculos del ayuntamiento de Iguala que dirige Margarito Cambray. 

-A las nueve de la mañana señor. 

Contestó una señorita que apurada estaba pintándose las uñas y platicando con un compañero de trabajo; el reloj marcaba las 09:10 horas de la mañana.

-¿Entonces ya me puede atender? Son la nueve con 11 minutos… 

-¿En qué le puedo ayudar señor? Le dijo la señorita que dejó de lado sus pinturas.

-Vengo a ver lo de una Licencia Comercial que pagué en el mes de febrero y me dijeron que viniera a finales de abril, pero deje pasar otros veinte días, por si acaso tenían mucho trabajo y por eso vengo en mayo.

-"¡Guuuau! Que señor tan compresivo"… Pensó para sus adentros la señorita que lo estaba atendiendo.

Lo que no supo, era lo que también en ese momento pensaba Rogelio, que así se llama nuestro personaje… "pinche bola de haraganes, huevones, lame botas, rateros, negligentes, déspotas, incapaces, si yo fuera el presidente, ya estuvieran de patitas en la calle".

Y al parecer la señorita que lo atendía intuyó que era lo que pensaba, porque de pronto le dijo; -Mire señor, desgraciadamente no podemos atenderlo, porque aun no llega la persona que trae las llaves de los escritorios y no podemos verificar si ya está su licencia comercial.

Con el rostro desencajado, Rogelio la encaró y le dijo.

-Señorita, pero usted me dijo que en esta oficina se atendía a las nueve de la mañana y…

-¿Y no lo atendí? Le contestó molesta la muchachona de unos 40 años…

-Sí, pero…. Trató de replicar el Roger.

-Nada de peros.- le dijo la secretaria.

-Si quiere ver su asunto, regrese en media hora o una hora y a ver si ya llegó la de las llaves.

Total que Rogelio salió cabizbajo de dicha oficina y se encaminó al departamento de quejas de atención al contribuyente, y preguntó por aquí y por allá y nadie le dio razón de dicha oficina.

De pronto ve que un señor iba bajando por las escalinatas del palacio municipal y muchos lo abordaban dándole a conocer las anomalías que se suscitan en las oficinas del palacio y pensó…

-"seguramente él me puede ayudar; le diré lo que pasa en la oficina del licenciado Cambray…"

-¡Señor! ¡señor! ¿Usted quién es? Preguntó con vehemencia Rogelio Filemón.

-¡Soy regidor de este ayuntamiento! Dijo categórico el cuestionado personaje.

-¡Soy tu representante! y, quien puede interceder por ti en algún problema que tengas en cualquier oficina de este palacio municipal…

Rogelio Filemón, estaba anonadado, emocionado y perplejo con la firmeza que se desenvolvía dicho personaje que pensó para sus adentros…. -"No que no, este es el bueno, el que me puede ayudar en Reglamentos".

-Mire señor regidor-. Tengo un problema con…. Dijo torpemente Rogelio Filemón.

-Ok. No te preocupes, ve con mi secretaria y que te agende la próxima semana y en la oficina te atiendo. Tu asunto está arreglado…. En ese momento el regidor empezó a hablar por su celular y ya no le hizo caso.

-Pero… bueno… mejor así le dejamos, total ya pague y no tienen  por qué molestarme. ¿O sí? Dijo finalmente en esta ocasión el buen amigo Rogelio Filemón, comerciante de esta calurosa ciudad de Iguala. Y Como dice mi cuate el Paquito, esto es ficción, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Y si no ¡Juzgue Usted!