Alrededor de 70 tablajeros del Mercado Municipal “Gral. Adrián Castrejón”, integrantes de la Organización de Comerciantes en Carnes Frescas del Valle de Iguala A. C., (OCCFVI A. C.) acudieron a la administración de dicho centro de abasto encabezados por su nuevo dirigente Ramiro Ocampo Rodríguez, con la finalidad de indagar sobre la existencia de un contrato de arrendamiento de un local comercial a nombre de otra asociación de comerciantes, cuando por más de 20 años han estado ocupando ese espacio como sus oficinas.

OrsayMencionaron que el pasado 6 de abril del presente año, mediante una asamblea general, se determinó cambiar a la mesa directiva que encabezaba el tablajero Ángel Cano Flores, quedando al frente de la nueva Mesa Directiva el comerciante Ramiro Ocampo Rodríguez como Secretario General; Teodorico Abarca Verónica, Tesorero; Rocío Román Castro y otros compañeros como los respectivos vocales.

En dicha asamblea, -dijeron- se suscitaron algunas divergencias que dieron como resultado que se enterarán que una asociación de seis personas que conforman una Cooperativa que se encarga de acarrear la carne del Rastro al Mercado, había arrendado el local que siempre han estado ocupando como sus oficinas la Organización de Comerciantes en Carnes Frescas del Valle de Iguala y por tanto eran ellos quienes a partir de esa fecha eran los dueños de dichas oficinas y ya no dejaron entrar a nadie de los tablajeros aglutinados en la OCCFVI A. C.

Por tal motivo, el nuevo dirigente Ramiro Ocampo Rodríguez se dirigió a la administración del Mercado Municipal para entrevistarse con el titular de dicha área, Lic. Jesús Rodríguez Monroy para solicitarle mayor información; sin embargo a decir del propio Ocampo Rodríguez; Rodríguez Monroy le dijo que no podía darle ninguna información al respecto porque para él, el que seguía siendo el líder de los tablajeros, era el señor Ángel Cano; y que además él tenía en sus manos un documento firmado por los seis integrantes de la llamada Cooperativa, dónde le decían que la Asamblea donde se nombró a Ramiro Ocampo, no tenía validez por no haber existido quórum, toda vez que los socios de la Organización de Comerciantes en Carnes Frescas del Valle de Iguala eran 71 y solo habían estado en dicha asamblea 25 personas y por tanto dicha elección no tenía validez.

Con el rostro desencajado por el coraje reflejado en su rostro, los tablajeros le entregaron una copia del Acta de Asamblea de la OCCFVI A. C., y le solicitaron al Administrador del Mercado, Lic. Jesús Rodríguez Monroy, que a partir de la fecha no pusiera trabas al nuevo dirigente de su organización, porque hasta ese momento llevaban ochenta y seis firmas de cerca de 100 miembros de su asociación lo cual legitimaba la representatividad de su nuevo dirigente ante la Administración del Mercado.

Por su parte el Administrador del Mercado, Jesús Rodríguez Monroy, mencionó que a él le llegó el escrito de parte de un grupo de comerciantes, -los de la Cooperativa- donde le decían que la nueva dirigencia no había sido electa legítimamente por falta de quórum y que si le había dicho a Ocampo Rodríguez que protocolizara su nombramiento, era por la propia seguridad de los comerciantes, pero que al parecer las cosas no eran como se las habían contado y por tanto recibía la copia de Asamblea de la OCCFVI A. C., y respetaba la decisión de la mayoría de los tablajeros a la persona que habían elegido que estuviera al frente de dicha agrupación de comerciantes.

OrsayPosteriormente le solicitaron al administrador que les mostrara el contrato de arrendamiento del espacio que ocupaban sus oficinas a nombre de la llamada Cooperativa, para conocer los términos en los que se había dado ese robo por parte de Ángel Cano Flores y sus secuaces, mencionándole que necesitaban ver ese contrato y tener una copia para poder actuar penalmente y por la vía que correspondiese en contra de su ex dirigente, por abusar de la confianza de los tablajeros y realizar acciones fuera de la legalidad y porque además las autoridades no habían llevado a cabo el procedimiento adecuado para poder dar en concesión o arrendamiento ese local comercial que siempre ha ocupado como sus oficinas la OCCFVI A. C. y que lo tenían en posesión desde hace más de 20 años.

Rodríguez Moroy, Administrador del Mercado Municipal “Gral. Adrián Castrejón”, en ese momento se metió a su oficina y momentos después salió para decirles que en dicha oficina no existía ningún contrato o documento alguno que señalara que dichas oficinas estaban a nombre de alguna persona física o asociación de comerciantes alguna y que por tanto era imposible mostrar un documento inexistente.

Finalmente, los tablajeros le solicitaron que les expidiera una constancia de no existencia de contrato o documento alguno hasta esta fecha en esa administración, donde se especificara que el local que venía ocupando la OCCFVI A. C. como sus oficinas, está a nombre de persona física alguna o agrupación moral, a lo que el licenciado Jesús Rodríguez Monroy accedió con amabilidad, dejando en claro que él está con el firme ánimo de trabajar en beneficio de la mayoría de los comerciantes, pero que también les solicitaba su apoyo para que las cosas en el mercado cambien en beneficio de los comerciantes y los consumidores.

Anuncios