A partir del 11 de mayo de este año, las cosas ya no serán igual en nuestro país; se dice que los jóvenes por fin han despertado de un letargo de muchos años de estar dormidos, sin embargo y con todo respeto a esos jóvenes, creemos que solo algunos son los que se han dado cuenta de que pueden hacer y deshacer a través de las redes sociales; ojalá que eso se pudiera canalizarse efectivamente hacía donde en verdad debería hacerse. Existen tantas y tantas carencias en nuestro país por culpa de nuestros gobiernos, pero principalmente por culpa de nuestro legisladores, que son quienes en verdad son los verdaderos responsables de que todo lo que existe en nuestro país, porque son ellos quienes legislan y regulan el que hacer del ejecutivo en la mayoría de la distribución del dinero del pueblo, pero si analizamos más a fondo; todos quienes hemos emitido nuestro voto a favor de X o Z candidato también somos responsables; cierto es que hoy se ha dado la oportunidad de la cobertura a manifestaciones exigiendo equidad en los medios informativos, sin embargo al parecer se nos olvida algo importante. No entendemos, como se exige algo cuando de hecho se está ejerciendo, prueba de ello, es que quienes han encabezado dichas manifestaciones, lo hicieron a través de ejercer un derecho a un medio de comunicación como lo es el Internet. La empresas privadas de comunicación han invertido su dinero y creemos que mientras no se regulen la forma en cómo se manejan, solo podemos tener un mínimo de lo que solicitamos, por eso decimos al principio, muchas de las soluciones están en el Congreso, no tanto en quién es el ejecutivo; recordemos que tanto Vicente Fox y Felipe Calderón no tuvieron mayoría en el Congreso de la Unión y no le aprobaron muchas de sus iniciativas que enviaba, por lo tanto así llegue quien llegue al ejecutivo en esta ocasión, si no cuenta con el apoyo del Congreso no podrá llevar a cabo reformas o cambios de leyes en nuestro país. Por tal razón las manifestaciones que vemos en varias partes de la república, quisiéramos que fueran en pos de que existan reformas estructurales de nuestras leyes en materia fiscal, energética, seguridad, impartición de justicia y la falta de cumplimiento de promesas de campaña de candidatos para que empiecen a pensarle. El presidente de la república Felipe Calderón se ufana y presume que en nuestro país las manifestaciones no son en su contra, cómo si todo lo que hizo o ha hecho, estuviera bien; cosa por demás falsa, porque tantas alzas a los precios del gas, gasolina, luz eléctrica, que aunque como decimos se lo debemos al Congreso, él también es culpable ser el responsable de ejecutar dichas acciones. Pero hay algo, que en verdad es preocupante, hace días que se ha estado manejando que no se permitirá la llamada “imposición” en la presidencia de la república en la próxima elección; esto sucedió en un mitin de López Obrador, cuando empezaron a gritar… ¡No la imposición o habrá revolución! Esto en clara alusión a los resultados del próximo 1º de julio, donde si no gana el famoso Peje, y el triunfo es del denostado Peña Nieto, entonces se presumirá que hubo fraude y que fue impuesto; y desde hoy debemos prepararnos porque de ser así… ¡Estallará la Revolución! Pero…. ¿Y qué hay de que hoy ya se tienen cubiertas la totalidad de las casillas para cuidar el voto? ¿No se le creerá a los resultados que arrojen las elecciones a  pesar de que estén sus representantes? ¡Caray! Bajo esas circunstancias entonces habría que estar preparados y rezar para que gane Andrés Manuel López Obrador, caso contrario la Revolución vendrá. Por la polarización existente entre nuestro pueblo hagámonos la siguiente pregunta… ¿A seis años de la elección de 2006, seguirá siendo un peligro si no gana el famoso Peje? ¡Juzgue Usted!      

Anuncios